miércoles, 6 de marzo de 2013

La Memoria de las Piedras




Cuando termine de andar
y descanse en sitio sacro,
mis palabras no rompan
suavemente el silencio,
mi nombre dormirá
grabado en mármol blanco,
empezara a borrarse
de rocas más duras.

El corazón de los míos
tendrá otros latidos.
Me esfumaré de repente
sin que nadie lo note,
mas me verán reflejado
en algún ceño fruncido,
el mirar de unos ojos
la sonrisa de un niño.

Si el olvido se esmera
recoger mis huellas,
escaparé con mis letras
desde éstas piedras.

Publicar un comentario