sábado, 2 de febrero de 2013

Plegaria

                               Por: Jairo Bohórquez Guillén

Señor, tú que todo lo ves
que todo lo puedes
no nos dejes caer en tentaciones.
Quitanos las manzanas
regálanos el paraíso.
Toma el vino convertido en agua
dale de beber al sediento
pero,
déjanos la resaca
para recordar que no somos dioses.

El dolor de tus heridas
aún sangra en mis manos.

Señor, que todo lo ves,
escuchas y puedes
apaga de una vez
la lumbre del camino
permítenos rodar en
nuestras redundancias,
claudicaciones.
Total,
mis años son pocos
los tuyos muchos.

Tu última espina
va cayendo de mi frente.


Publicar un comentario